Cementerio de 1816

De WikiPetrer
(Redirigido desde «Cementerio viejo»)
Saltar a: navegación, buscar

El cementerio de 1816 (también llamado cementerio viejo)

Denominación

Localización del cementerio viejo. Foto década de los sesenta s. XX.

Los cementerios, espacios o terrenos descubiertos generalmente cercados, y destinados a ser el lugar done se entierra, se convierten en la residencia terrena de los difuntos. Como son lugares frecuentemente visitados, siempre se han situado en zonas bien comunicadas y cercanas a los núcleos de población. El cementerio construido en 1816 en el paraje de El Barxell, también conocido como cementerio viejo, acogió los restos de los vecinos y vecinas de Petrer durante 119 años, desde 1816 hasta 1935. Actualmente es una zona recreativa con una pinada.

Ubicación

Localización:Área periurbana. Polígono 22, parcela 9004 del catastro de rústica.

Coordenadas: 30N 694410 4262145

Cementerio viejo delimitado por el círculo.

Situado en la parte norte del núcleo histórico, en la zona de El Barxell, junto al campo de fútbol municipal. Se accede desde la zona de la iglesia de San Bartolomé, Apóstol por la calle La Fuente, cruzando la rambla de Puça, muy próximo al margen de la misma.

Datos históricos

La Real Cédula del 3 de abril de 1787, promulgada por el monarca Carlos III, dispuso que las personas ya no se inhumaran en los templos y que se construyeran cementerios fuera de las poblaciones, en sitios ventilados y próximos a las parroquias.

Pasaron varias décadas sin que se realizara la obra debido a las dificultades económicas del Ayuntamiento y a la oposición de la población a enterrarse fuera de la iglesia, siendo esta una situación generalizada en la mayoría de los municipios.

Interior del cementerio con la capilla al fondo (Foto Luis Navarro).

En abril de 1816 el Ayuntamiento recibió un oficio apremiando a la construcción del mismo, buscándose varios lugares: como primera opción pensaron ubicarlo en el castillo, desestimándose rápidamente debido a la falta de condiciones higiénicas; posteriormente se optó por un bancal a la otra orilla de la rambla de Puça, aunque también se descartó por carecer de ventilación y por el alto precio que pedían los propietarios. Finalmente se eligió un terreno en El Barxell, próximo al anterior, de 604 m² de superficie, presupuestándose la obra en 334 libras para costear los gastos que conllevaba la compra de la parcela, la obra de albañilería, la carpintería y la herrería. El dinero lo aportarían los beneficiarios de los diezmos (el conde de Cervellón y su apoderado) en dos terceras partes, y los vecinos de la villa, la parte restante. El cementerio fue bendecido el 3 de junio de 1816 por el cura de San Bartolomé, Francisco Ruiz, contando con licencia de Juan Pont, provisor y vicario general.

Entre 1816 y 1935 los vecinos y vecinas acompañaron a sus seres queridos en cortejo fúnebre desde la iglesia de San Bartolomé, Apóstol hasta el cementerio, resultando una distancia de 205 m, debiendo cruzar la rambla de Puça para darles cristiana sepultura.

Cementerio antes de su demolición a comienzos de la década de los setenta (Foto Francisco Máñez).

En época de la II República, ante la evidente falta de espacio en el cementerio, evidenciado en que cuando se construyó, para entrar en el recinto había que bajar unos escalones y a última hora, en lugar de bajar había que subir otros escalones, se comenzó a planificar un nuevo cementerio más grande que fue inaugurado en 1935, quedando en desuso el antiguo.

Los restos de las personas difuntas se exhumaron para trasladarlos al nuevo campo santo, aunque algunos de los restos se quedaron en el mismo lugar.

Características

El cementerio era un espacio rectangular, con unas dimensiones aproximadas de 15 x 40 m, dando los 604 m² del terreno, delimitado por una tapia a la que se adosaban nichos. En el interior había una capilla de planta cuadrada rematada por una cúpula similar a la de la iglesia de San Bartolomé, que tenía un altar y un crucifijo llamado “de los Montesinos”. Fuera del campo santo había y todavía se conserva, enfrente de la puerta principal, un banco de obra de forma semicircular en el que la gente descansaba mientras rezaba a sus seres más queridos.

Para ir al cementerio desde la iglesia se pasaba por El Salitre, siendo preciso cruzar la rambla, por lo que había que bajar una cuesta muy pronunciada y luego subir otra igual de empinada. Pero cuando por efecto de las lluvias se producía una avenida de aguas en la rambla y ésta no se podía atravesar, había que dar un rodeo para llegar al cementerio.

Conservación

Cementerio viejo en la actualidad.

En 1969 se acordó demoler el abandonado inmueble, y a comienzos de la década de los ochenta se explanaron los terrenos, se plantaron pinos y se colocó un altar y una placa a modo de recordatorio de su función y ubicación. Sun décadas posteriores toda esta zona se transformó para construir un centro comercial, el campo de fútbol municipal y una pista deportiva, quedando únicamente el espacio del cementerio sin transformar.

El 3 de junio de 2016 se conmemoró el II centenario de la construcción del campo santo.

Bibliografía

JOVER MAESTRE, F.J.(coord.) (2005): Vida i mort a Petrer. Història dels cementeris, Ajuntament de Petrer.

RICO NAVARRO, M.ª C. (1994): "El cementeri vell", Festa, Ayuntamiento de Petrer.