Ermita del Cristo del Calvario

De WikiPetrer
Saltar a: navegación, buscar

Ermita del Santísimo Cristo de la Sangre de la Montaña Calvario

Altar ermita del Cristo del Calvario.

Denominación

Ermita construida seguramente el año 1674, situada en la cima del collado nombrado Monte Calvario, donde acaba el vía crucis que parte de la iglesia de San Bartolomé, inmediatamente detrás de la ermita de San Bonifacio y a una altura superior.

Ubicación

Se encuentra en la vertiente del cerro nombrado de San Bonifacio o, también, del Monte Calvario, situado al sudoeste del centro histórico de la población. Se accede a la ermita por la calle del Calvario y por la calle Nueva que continúa por la de San Bonifacio. Desde la explanada de la ermita de San Bonifacio se accede por unas escaleras a la ermita del Santísimo Cristo.

Datos históricos

Exterior de la ermita del Cristo del Calvario.

No consta la fecha exacta que se construyó, aunque se conoce que la ermita estaba construida en 1674. Según el acta de la entronización del Cristo del 26 de agosto de dicho año, realizado por el notario José Gil de Petrer, se indica l'“acto de todo el contendido en la colocación del Santo Cristo del Monte Calvario de Petrer”.

En 1713 hay noticias del arreglo y entrega de una campana para la ermita y, en 1760, en el Capítulo de primero de abril, se propuso reedificar la ermita del Santísimo Cristo de la Sangre del Monte Calvario, y que una vez acabada, se devolvió a esta la sagrada imagen que había estado alojada en la ermita de San Bonifacio, con gran fiesta y ostentación.

En 1774, para la celebración del I Centenario, se ensanchó la ermita y quedaron así tres capillas colaterales. En el II centenario se hizo la placita y se mejoró la ermita con lucidos y otras mejoras. En 1974, el III centenario también se celebró con profusión de festejos.

Características arquitectónicas

Plano ermita del Cristo del Calvario.

Se llega a la ermita por una explanada creada en 1874, en el piso de la que figura el escudo de la ciudad, realizado en la década de los noventa del siglo XX. Siete escalones acceden a la puerta de la ermita. Es un edificio exento que comprende nave oratoria y sacristía, fabricado con muros de mazonería de una gordura entre 50 y 80 cm. El tejado está hecho a dos aguas de teja curva. La fachada, de forma pentagonal, se orienta a poniente. La puerta está cubierta de chapa claveteada y una ventanilla por la que se ve el interior de la ermita. Entre la puerta y la abertura, de arco rebajado, queda una claraboya que ilumina la ermita. En cada lado de la puerta figuran los dos últimos pasos del vía crucis, el XIII y XIV. En el frontón, en una placa, figura la fecha de 1674. Remata la fachada una sencilla espadaña. El revestimiento era de yeso de color ocre en la fachada y blanco en la resto, aunque en los últimos años se pintó toda la fachada de blanco. La planta es rectangular y hace 18,5 m de largo por 10,2 m de ancho.

Originalmente estaba formada por muros, pilastras y contrafuertes. Perforando los muros y cubriendo el espacio entre contrafuertes, se amplió la nave con capillas entre los contrafuertes, y abriendo los vacíos a dichos contrafuertes, se facilitó el paso entre capillas. El primero y segundo tramo están cubiertos por vueltas de cuatro puntos. El tercer tramo está dispuesto a modo de crucero cubriéndose el centro con una cúpula ciega sobre conchas, de poca profundidad. El cuarto tramo lo compone el presbiterio, elevado por dos escalones. La cabecera la preside el Santísimo Cristo del Calvario, también nombrado el Cristo de la Sangre, de gran devoción para la población de Petrer. Mientras que el revestimiento de los dos primeros tramos es sobrio, de yeso blanco y una imposta marrón, en el crucero y presbiterio la decoración es profusa, recordando el estilo bizantino con abundantes dorados en las paredes y en la vuelta. El piso de pavimento hidráulico forma un mosaico tipo escaques en blanco y negro.

Conservación

Exterior de la ermita del Cristo del Calvario.

El estado de conservación es bastante bueno, incluso se podría señalar que, a pesar de sus varias reformas y a diferencia de su acompañante, la de San Bonifacio, conserva mejor su estructura inicial, y quedan aún visibles los tres contrafuertes de su parte posterior y la espadaña en el remate central de la fachada.



Bibliografía

CANDELAS ORGILES, R. (2004): Ermitas de la provinciano de Alicante, Diputación Provincial de Alicante, Alicante.

NAVARRO POVEDA, C. (1994). “Arquitectura popular religiosa de Petrer: las ermitas”, Moros y Cristianos,Unió de Festejos San Bonifacio, Mártir.

RICO NAVARRO, M. C. (2000): Apuntas para la historia de Petrer. Vida y obra del presbítero Conrado Poveda, Ayuntamiento de Petrer.

NAVARRO DÍAZ, P. (1999): “325 años de devoción al Santísimo Cristo del Monte Calvario en Petrer”, (1674-1999), Mayordomía.